Todos los derechos reservados Flamenco Vivo Records - diseño de Interweb

El flamenco en la actualidad

09 / 13 / 2017

El flamenco en la actualidad se mueve entre dos parámetros contradictorios. Por un lado el auge universal de este arte que se va extendiendo por todo el mundo a costa de banalizarse y por otro lado la tragedia de un arte que se muere lentamente con la pérdida de sus figuras de referencia. Al tiempo que se abren, por decenas, academias de baile en Caracas o Taipei, se nos han ido muriendo las últimas referencias imprescindibles para entender esta arte: Fernanda de Utrera, Perrate, Juan Talega, Chocolate, La Paquera, Mairena.

Por otra parte se va acentuando de forma alarmante la división entre flamenco tradicional, compuesto en un ritmo alterno de doce tiempos que combina tres compases binarios con dos ternarios (tonás, deblas, martinetes, carceleras, seguiriyas, soleares, bulerías, alegrías, romances, jaleos, etc. ) y el folklore andaluz, en ritmo ternario, que rodea al territorio flamenco (fandangos de Huelva, Almería, Granada, Málaga, verdiales, abandolaos, javeras, chacarrá de Tarifa o los fandangos mineros de Jaén o Almería) todos bailables en su origen y todos construidos en cuartetas octosilábicas. Se cumple, pues, la profecía de los dos grandes folkloristas del siglo XIX: para Antonio Machado y Álvarez (Demófilo) el flamenco acabaría por “agachonarse” ( de “gachó”, no “payo” que es palabra despectiva en boca de un gitano) mientras que para Rodríguez Marín el folklore andaluz acabaría por “aflamencars»

La Macanita

La Macanita

Y podemos seguir con las ambiguedades entrando en el terreno racial ¿Quién empezó a cantar por tonás en Triana? ¿Fue un gachó, o un gitano? El que fuera nos complicó la vida. Sabíamos cantar y bailar, en compás ternario, nuestros fandangos, seguidillas, verdiales o malagueñas. En compás binario los tientos o los tangos morunos y los ritmos que trajeron los esclavos de África: el mandingoy, el cumbé y el guineano. Pero.. ¿En doce tiempos? ..

Aquí está el gran cisma actual: cantes a compás o cantes libres; cante gitano andaluz o folklore aflamencado; cantaores cuadraos y asentaos en el ritmo alterno ( Tragapanes por tonás, Fernanda y Diego del Gastor por soleá o Diego Carrasco y Moraito por bulerías) o cantaores libres, es decir, cortitos de compás.

De momento percibimos un retorno al cante gachó de la posguerra (Marchena, Molina, Valderrama…) en la estética de los nuevos valores enaltecidos por la crítica y apoyados por la Administración ( Arcangel, Poveda, Estrella Morente…). Tengo suficientes años como para recordar que el cante gitano-andaluz fue despreciado por la dictadura y que, en la radio, lo flamenco se identificaba con los fandangos lacrimógenos de Marchena o Pepe Pinto mientras que las placas de Pastora, Tomás o Manuel Torre se escuchaban solo en cenáculos de iniciados, por los bares y tugurios. Después llegó el grito desgarrador de Mairena y su dedicación al rescate del corpus clásico del flamenco.

Hemos pasado casi medio siglo rescatando las formulas métricas de los cantes primitivos: tonás, martinetes y seguiriyas, y revalorizando el legado de los músicos gitanos: Juan Talega, Diego del Gastor, Fernanda de Utrera…etc. y su transmisión a través de segundas generaciones: Lebrijano, Camarón, Pansequito, Juanito Villar…etc. Pero volvemos irremisiblemente al cante de falsete y al cantaor descuadrao y enamorao de los cantes libres. ¿Conoceis algún cante flamenco libre?. La Historia es cíclica.

Para entender este agachonamiento de los cantes nos bastaría reflexionar sobre la última Bienal de Sevilla. Se inaugura con un espectáculo-parida de folklore andaluz en el que no faltan la panda de verdiales y la escolanía del Alosno. Cierra la Bienal con el cante de una “prima donna” malagueña que nos saca del paladar las pocas pinceladas flamencas que nos deparó el evento. De los once premios (Giraldillos) otorgados por la Bienal, diez fueron a parar a los rostros pálidos y solo uno para los indios. Precisamente el de la dirección del espectáculo de folklore andaluz, himno de Andalucía incluido. Y para rematar la faena el “momento mágico Bienal 2006”, por decisión del jurado, se otorga a unas sevillanas. ¿No era una bienal de flamenco? Creo que me pierdo algo.

Ante un panorama como el actual retomemos la calma. La industria discográfica ha catalogado como flamenco todo lo que huela a andaluz y así lo vende. Están los grupos y solistas de sevillanas; los “camperitos”, conversos del milagro rociero y cuyo buque insignia es el grupo “Siempre así” ; los “flamenquitos” herederos de los tangos urbanos de Chichos y Chorbos y que han proliferado como la mala hierba al son del implacable cajón y las letras banales.

Por otra parte en el bando gitano-andaluz tampoco las cosas están del todo claras. Se ha acentuado el racismo a la hora de programar y creo que los artistas gitanos están siendo marginados por la Administración y el management. Pero tambien creo que, una vez mas, serán los gitanos los que marquen el rumbo de retorno hacia nuestro añorado compás de amalgama. Pienso en jóvenes viejos de Jerez, como Diego Carrasco, Tomasito, Macanita o la Tropa Santiaguera; en Joselito de Lebrija y los rescoldos que quedan en su pueblo; en Tomas de Perrate, Pepe de Pura, Antonio Villar o los Farrucos.

En resumen, el flamenco se ha puesto de moda en el mundo, y si vamos a responder al reto solo con rumbitas o flamenco agachonao, auguramos una moda efímera. Pero si aprovechamos este áuge para revisar a fondo los clásicos, desde Pastora a Fernanda y desde Juan Talega a Diego del Gastor Si aceptamos que cantar, tocar o bailar cuadrados en doce tiempos ( soleares, seguiriyas, bulerías…) es bastante difícil. Si aceptamos la diferencia entre flamenco y folklore andaluz y la existencia de dos colectivos raciales con distintas formas de vivirlo, estaremos cada vez mas cerca de delimitar la estructura musical de este arte que ya tiene categoría universal como el blues o el jazz.

Sevilla, Enero de 2007

RICARDO PACHÓN

Descarga flamenco inédito

Síguenos en Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies